Mihai Fifor, primer ministro interino de Rumanía tras la crisis política

COMPARTIR

El presidente de Rumanía, Klaus Iohannis, ha designado hoy al ministro de Defensa, Mihai Fifor, como primer ministro interino, tras la dimisión anoche de Mihai Tudose forzado por su propio Partido Socialdemócrata (PSD).

«He nombrado a Mihai Fifor como primer ministro interino», declaró Iohannis en una breve rueda de prensa en la que anunció que a partir de mañana convocará a los partidos a una ronda de consultas para estudiar la designación de un nuevo primer ministro.

El Comité Ejecutivo del PSD se ha vuelto a reunir esta mañana para proponer un nuevo jefe de Gobierno definitivo, que deberá ser confirmado posteriormente por Iohannis.

«Esta situación a la que hemos llegado no me satisface y me preocupa. Un año después de las elecciones, ya tenemos dos Gobiernos del PSD fallidos», prosiguió el jefe de Estado, quien pidió que «inseguridad política no degenere en inestabilidad política».

La dimisión de Tudose sucede en víspera de la histórica visita en Rumanía del primer ministro japonés, Shinzo Abe, quien debería haberse reunido con su homólogo rumano, ahora dimitido.

Tudose dimitió después de que el comité ejecutivo del PSD le retirará su confianza después de un enfrentamiento con el jefe del partido, Liviu Dragnea.

Las relaciones entre ambos políticos volvieron a deteriorarse hace unos días después de que Tudose pidiera sin éxito la dimisión de su ministra de Interior, Carmen Dan, tras el arresto de un policía acusado de pedofilia, cuyas acciones parecen haberse ocultado por sus superiores durante años.

Muy cercana a Dragnea, Dan ignoró la petición del primer ministro, quien le acusó de haberle mentido en sus explicaciones sobre un caso que ha conmocionado al país.

De esta manera, Rumanía pierde su primer ministro por segunda vez en menos de siete meses, tras la renuncia de Sorin Grindeanu también por un conflicto con Dragnea, quien no puede ser primer ministro por una condena a dos años de cárcel condicional por fraude electoral.

Desde que llegó al poder hace solo 13 meses, el PSD ha vivido las protestas más importantes desde la caída del comunismo en 1989 por aprobar por la vía urgente en febrero un decreto ley que pretendía suavizar las leyes contra la corrupción.

Pese a las protestas, el Parlamento rumano, con mayoría de centroizquierda, adoptó el mes pasado una polémica reforma de la Justicia que reducirá la independencia de los magistrado y limitará el trabajo de los fiscales anticorrupción, según los expertos. EFE

Dejar una respuesta

3 × 1 =