España protesta en la UE por el arancel a la oliva

COMPARTIR

España ya ha empezado a sufrir las consecuencias del «American First» promulgado por Donald Trump. El Gobierno aprovechó ayer la reunión de los ministros de Agricultura de los Veintiocho en Bruselas para mostrar su preocupación y recabar apoyos tras los aranceles impuestos por EE UU a la oliva negra española. Según la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, que ayer acudió a la reunión en la capital comunitaria, «lo que se está cuestionando no es el sector español de la aceituna de mesa. Se está cuestionando a la PAC (Política Agrícola Común) en su conjunto» ya que las subvenciones que EE UU considera ilegales según las normas de comercio internacional han sido a cargo del presupuesto comunitario.

Según recordó ayer la ministra, las ayudas que reciben los aceituneros son pagos directos que están incluidos en la denominada «caja verde» de la Organización Mundial del Comercio y que al no estar vinculadas a la producción, sino a la superficie de los terrenos, «no provocan distorsión en el comercio internacional». El pasado 20 de noviembre, el departamento de comercio de EE UU decidió imponer de manera cautelar aranceles a la aceituna de mesa española tras la denuncia de dos empresas de California por las ayudas recibidas. La medida se limitaba a tres empresas andaluzas que copan el marcado y cada una de ellas tenía que afrontar una tarifa arancelaría distinta: Aceitunas Guadalquivir S.L.U, con un arancel del 2,31%, Agro Sevilla Aceitunas Sociedad Cooperativa( 2,47%), y Ángel Camacho Alimentación SL(7,24%).

En el mes de enero, lejos de retractarse, EE UU aprobó un nuevo arancel (media ponderada de las tres empresas) del 17,13% que se suma a los anteriores ante la sospecha de que estas empresas están vendiendo en EE UU sus productos por debajo del coste de producción (medidas antidumping). Se espera que la decisión definitiva sobre el mantenimiento o no de estas tarifas se produzca el 9 de abril.

En una respuesta a la pregunta planteada por las eurodiputadas españolas Clara Aguilera e Inmaculada Rodríguez- Piñero, la Comisión Europea no descarta tomar medidas a partir de esta fecha si Washington continúa en pie con sus medidas proteccionistas. El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de Andalucía, Rodrigo Sánchez Haro insistió ayer en que el arancel «provisional» de Estados Unidos a las empresas es una medida «desproporcionada» y pidió al Gobierno español que «defienda» al sector de la aceituna negra en Bruselas.

Si estos aranceles continúan vigentes, las empresas españolas podrían ser expulsadas de manera definitiva del mercado a favor de otros países como Grecía, Turquía, Egipto y Perú. El 65% de la producción española de mesa se exporta y Estados Unidos es receptor de un 22% del total. Por su parte, los productores calculan un impacto de 700 millones de euros en una década tras la introducción de estas tarifas comerciales.

La aceituna negra española es muy apreciada al otro lado del Atlántico porque, a diferencia de la de otros países, tras un proceso de oxidación no contiene aliños y puede ser utilizada partida en rodajas dentro de sandwichs o en pizzas.


Dejar una respuesta

6 − uno =