Michael Haneke: “En muchos casos, el #MeToo solo sirve para arruinar carreras profesionales”

COMPARTIR

20MINUTOS.ES

  • El cineasta considera que muchas veces se destruyen “las vidas de personas cuyos crimenes todavía no han sido probados”.
  • “Este prejuicidio de la histeria me parece absolutamente deslumbrante”, afirma.
  • “Pese a condenar todo tipo de ataque, la caza de brujas debe dejarse en la Edad Media”, señala.

Michael Haneke

El cineasta austríaco, Michael Haneke, aseguró este viernes en una entrevista que “este nuevo puritanismo que odia a los hombres, que viene tras el movimiento #MeToo, me preocupa”.

En una entrevista para el medio austríaco Kurier, al ser preguntado por la actual “tendencia a reconstruir tabúes” como resultado del debate del movimiento reivindicativo #MeToo, el cineasta ha respondido que, aunque considera “que cualquier forma de violación o coacción es punible”, “este prejuicidio de la histeria que se está extendiendo últimamente” le parece “absolutamente deslumbrante”.

El doble ganador de la Palma de Oro en Cannes defiende que en el mundo del cine no se puede ni debe trabajar con presión y está “convencido de que los actores solo pueden desarrollarse artísticamente en un ambiente agradable“. Sin embargo, lo que le molesta del debate actual, que creció a raiz del escándalo de Harvey Weinstein, es “la mezquindad totalmente irreflexiva, la ira ciega que no se basa en hechos y que perjudica y destruye las vidas de las personas cuyos crimenes no han sido probado en muchos casos”.

Afirma que en muchos casos, el #MeToo solo sirve para arruinar las vidas y carreras profesionales de las personas que son acusadas de abusos sexuales en la industria del cine. “Las personas simplemente son asesinadas mediáticamente“, dice.

Sobre si este movimiento puede tener algo positivo para la sociedad, Haneke cree que “cualquier tormenta de mierda que incluso rompa los foros de internet y de periódicos serios después de tales “revelaciones”, solo puede hacer que envenenar el clima social“. “Con la maldad que existe en Internet, a veces es difícil hasta respirar. Este nuevo puritanismo que odia a los hombres, que viene tras el movimiento #Metoo, me preocupa”, explica.

Michael Haneke habló también sobre los limites de la libertad en el arte. Recordó la reciente polémica surgida en torno a un cuadro de Balthus en el que aparecía una niña en una postura ambigua. A raiz de ello se organizó una recogida de firmas en la que pedían al Met de Nueva York que retirase la imagen. Para el cineasta austríaco, la obra del pintor, a quien considera uno de los pintores más importantes del siglo XX, “es simplemente grotesca”. Asimismo, criticó que los actores, ante estas campañas contra cualquier forma de erotismo, hacen películas y series con miedo.

“¿Dónde vivimos? ¿En una nueva Edad Media?”, se pregunta. Y, pese a condenar “todo ataque sexual y violento, ya sea contra hombres y mujeres”, señala que “la caza de brujas debe dejarse en la Edad Media”.

Al terminar la entrevista, el director y guionista, ironiza con las críticas que recibirá una vez esta se publique: “Puedo imaginar lo que se leerá en las redes después de esta entrevista: Haneke, el cerdo machista“.