Solos en San Valentín: consejos para sobrevivir a la «fiesta del amor»

COMPARTIR

Para quienes tener pareja y formar una familia es uno de sus objetivos prioritarios en la vida, la celebración de San Valentín puede convertirse en “uno de esos días”, una fecha en la que se amplifican los sentimientos de frustración y tristeza. Decaimiento y ansiedad pueden, incluso, llegar a convivir con la pérdida de autoestima.

Para la psicóloga Pilar Conde, este tradición de celebrar el amor tiene una repercusión negativa similar a la que producen otras fechas señaladas del calendario, tales como Navidad, Día de la Madre o de Día del Padre, cuando faltan los seres queridos.

A los tradicionales reclamos comerciales se unen en la última década los mensajes e imágenes compartidos en redes sociales, lo que deja poco margen a quienes quieren escapar de este tipo de eventos. Tal como explica la directora técnica de Clínicas Origen, nuestro foco de atención es dirigido desde todas las vías hacia el mismo tema y resulta imposible sustraerse a él.

Otra consecuencia de esta presión social suele ser el tomar decisiones sentimentales ese mismo día, lo que, para la experta, no es bueno si no se realiza desde la rutina , la estabilidad y las emociones habituales. No obstante, puntualiza, si él o ella llevan tiempo deseando dar un paso o realizar un movimiento sentimental hacia alguien, siempre que se encuentren seguros, el impulso producido por un acontecimiento como San Valentín no tiene por qué resultar negativo.

Ya se celebre el patrón de los enamorados o no, Pilar Conde, recuerda que el no tener pareja es una de las cuestiones que más problemas de autoestima provoca en las personas, sobre todo cuando esta circunstancia se asocia al físico , intelecto, personalidad u otra característica propia. En este caso, explica, se puede llegar incluso a la depresión provocada por una “soltería impuesta”.

Los “solteros a la fuerza” , en contraposición de quienes eligen la soledad sentimental como forma de vida, se van sumiendo en el aislamiento social. Para evitarlo, la psicóloga recomienda exteriorizar estas ideas y sensaciones, hablar con amigos y ver si nuestra actitud es quizá muy subjetiva y extremista.

En cuanto a algunos consejos para sobrellevar este San Valentín sin pareja, la experta nos recomienda estos cuatro consejos:

1- No cambiar nuestra rutina diaria, dado que, al margen de simbolismos, no deja de ser un día como otro cualquiera.

2- Si esos días vamos a estar más reflexivos sobre este tema, no centrarnos en lo que no tenemos sino en lo que mantenemos bajo control : nuestros futuros planes de acción, es decir, lo que vamos a hacer para conseguir lo que queremos.

3- Quedar con tus amigos/as y plantear un plan que pueda distraernos de la soledad.

4- Pensar que el amor no solo está presente en las parejas, el amor más importante a trabajar diariamente es el amor a uno mismo.

Lo mejor es, pues, un plan para cuidarte y quererte. El amor bien entendido, como reza el dicho clásico, comienza por uno mismo.