Torrent aparca la reforma de la Ley de Presidencia y enfada a JxCAT

COMPARTIR

El presidente de la Mesa del Parlament, Roger Torrent optó por aparcar de manera indefinida la reforma de la Ley de la Presidencia que JxCAT registró este lunes de manera unilateral. La reunión de la Mesa que se esta celebrando en el Parlament está siendo tensa porque JxCAT considera que ERC los están dejando en la estacada. Pero vista la parálisis de las negociaciones para constituir la Generalitat, Torrent parece cómodo en su estrategia de bloqueo de la cámara catalana, en la que no da un ápice de juego a ningún partido.

JxCAT presentó su reforma de ley por “lectura única y por urgencia”. Por tanto, este martes Torrent deberá justificar de manera muy razonable la insólita decisión de no tramitar la reforma, que supuestamente era una parte clave de los acuerdos entre JxCAT y ERC, aunque estos últimos se negaban a llevarla a cabo para no volver a entrar en conflicto con el Tribunal Constitucional.

El único precedente de una decisión así fue Carme Forcadell, cuando también guardó en un cajón la Ley del Referéndum y la Ley de Transitoriedad. Pero en aquel momento la presidenta lo hizo alegando que se lo habían solicitado los impulsores de la iniciativa –entonces Junts pel Sí–. Ahora Torrent se tendrá que trabajar un poco más la explicación para no quedar más como un hombre de partido que como presidente de la cámara catalana.

Desde la oposición, algunos líderes intentaron hablar con Torrent para que acabe con el limbo legal en que ha situado al Parlament. Pero Torrent optó por no ponerse al teléfono. El presidente del Parlament prefirió aislarse para no ceder a las presiones, en especial a la de los seguidores de Carles Puigdemont.

Fuentes de ERC alegan que no se trata tanto de desunión en el frente soberanista como que ERC pretende alcanzar un pacto global, que igual dibuje el papel que ha de jugar Carles Puigdemont desde Bruselas como los nombres de los consellers. Y que en ese contexto no se va a tramitar una reforma de ley que forma parte de un paquete negociador más amplio.

Distracción

Como siempre que se enfrenta a JxCAT, Torrent sobreactuó en otro ámbito para compensar la imagen de enfrentamiento. En este caso, anunciando una demanda de medidas cautelares al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en Estrasburgo. Esta acción acompañará las alegaciones que el Parlament ya interpuso ante el Tribunal Constitucional (TC), solicitando al alto tribunal que no admita a trámite el recurso del Gobierno español contra el debate de investidura de Puigdemont.

Formalmente se alega que así se protegen los derechos de Puigdemont como diputado, que estarían siendo violentados por la justicia española. Pero en la práctica sólo sirve para seguir dilatando los tiempos y esperar que Puigdemont se retire o acepte un papel meramente simbólico, según apuntan fuentes cercanas a las negociaciones entre las dos formaciones políticas.

En sus alegaciones presentadas este martes ante el TC, el Parlament pide que se desestime la impugnación del Gobierno, y que también deje sin efecto las cautelares dictadas por el alto tribunal, que requerían que el debate debía ser presencial y que de forma previa a la investidura Puigdemont debía comparecer ante el juez Pablo Llarena.