El PSOE rechaza una subcomisión sobre el concurso de RTVE que retrase la renovación

COMPARTIR

La renovación del consejo de administración de RTVE está absolutamente empantanada y no es fácil encontrar ninguna salida. Tras la prolongación del bloqueo que supuso la reunión infructuosa de las Mesas de Congreso y Senado de ayer lunes, Unidos Podemos planteó la creación de una subcomisión en la Cámara Baja para estudiar la fórmula de concurso de cara a la próxima remodelación de la cúpula de la radio y la televisión públicas, iniciativa que secunda Ciudadanos, aunque en su caso exige que la convocatoria pública sea el método que se utilice ya para relevar los cargos en RTVE. El PSOE no está de acuerdo en alumbrar otro órgano, que entiende inoperativo, en el Congreso. Su prioridad, como expresó hoy la portavoz parlamentaria, Margarita Robles, es que la renovación llegue ya y se acabe la “manipulación informativa”.

El resumen es que no hay luz al final del túnel, y eso que los consejos de informativos de RTVE convocaron este martes una reunión con los grupos para dentro de dos días para intentar desencallar el atasco. Pero está por ver qué se consigue. La ratonera parece no tener fin.

Pintaba mejor antes de la reunión que ayer mantuvieron las Mesas de Congreso y Senado. Una cita motivada por el desacuerdo de los grupos sobre cómo aplicar la nueva ley, aprobada por todos en septiembre y paralizada después de que los partidos fueran incapaces de desarrollar el reglamento para el concurso público en los tres meses que la norma daba de plazo. A la vista de que el texto no estaba listo y los intereses de cada fuerza eran dispares, los grupos elevaron el conflicto a los órganos rectores de ambas Cámaras con el fin de que decidiesen qué hacer.

El informe que redactaron los letrados [aquí en PDF] era manifiestamente claro: daba vía libre a la renovación de RTVE pero ofrecía tres caminos posibles. Uno, que la cúpula de la corporación —diez miembros en total, seis designados por el Congreso y cuatro por el Senado— se eligiera con arreglo al procedimiento de la antigua ley impulsada por el PP en 2012. Es decir, por dos tercios en primera vuelta y por mayoría absoluta en segunda ronda. Era la opción que ellos aconsejaban. Segundo camino: que el consejo se nombrara según lo previsto en la reforma de 2017: mayoría de dos tercios en primera votación y con mayoría absoluta y respaldo de al menos cuatro grupos en segunda vuelta. Y tres: mayoría de dos tercios.

Qué es “el procedimiento vigente”

Los tres caminos a los que apuntaban los servicios jurídicos se debían a la defectuosa redacción de la reforma de 2017, que hace referencia a que si a los tres meses de entrada en vigor de la ley no hay reglamento de concurso público, se procederá a la renovación con arreglo al “procedimiento vigente“. Y lo que no estaba claro (ni tampoco lo tienen claro los letrados) es cuál es ese “procedimiento vigente”.

Durante la reunión conjunta de las Mesas, el PP se aferró a la primera alternativa del informe. Esto es: mayoría absoluta a secas. Y Ciudadanos se cerró en banda y exigió concurso sí o sí. Unidos Podemos también quiere convocatoria pública, pero entendía que por esta vez, y con el objetivo de sacar a José Antonio Sánchez y su equipo de RTVE, podía procederse al relevo en la cúspide de la corporación siguiendo la segunda senda marcada por los letrados: que la candidatura propuesta reciba mayoría absoluta en las Cámaras y tenga el apoyo de al menos cuatro grupos. Y el PSOE defendió esta segunda alternativa del informe, ya que entiende que se trata simplemente de cumplir la ley de 2017, que preveía esa fórmula de desbloqueo en caso de que, agotado el plazo para reglamentar el concurso, no hubiera un texto acordado.

Así las cosas, y a la vista de la disparidad de posiciones, las Mesas de Congreso y Senado no alcanzaron un acuerdo y devolvieron la pelota a los grupos, pidiéndoles que sean ellos los que pacten el método. El próximo jueves, la presidenta de la Cámara Baja, la popular Ana Pastor, se verá con los portavoces para abordar este y otros asuntos. Y ayer, a la salida de la reunión, demandó a los partidos que alcancen un “consenso”.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor (c), junto a la vicepresidenta tercera de la Mesa, Rosa Romero (d), y la secretaria primera, Alicia Sánchez-Camacho, en marzo de 2017 en la Cámara Baja. (EFE)

Robles acusó a PP y Ciudadanos de bloquear el relevo con “maniobras” y con el único propósito de que perdure la “manipulación informativa” en RTVE. Unidos Podemos planteó una salida intermedia: renovación ahora por el juego de mayorías contemplado en la ley —dos tercios en primera vuelta, mayoría absoluta y respaldo de cuatro grupos en segunda— pero dando vida a una subcomisión parlamentaria para desarrollar el reglamento de concurso público en seis meses de cara a futuras remodelaciones. Y Cs insistió en la idea de la convocatoria porque, de no seguir ese procedimiento, se incurriría en un “fraude de ley“, por lo que se apuntó a la iniciativa de la subcomisión, pero rechazó esa renovación transitoria planteada por Unidos Podemos.

“Maniobras” de PP y Cs

Robles dejó este martes claro que no cree que la solución pase por impulsar otro órgano en el Congreso, cuya actividad se concentra en comisiones, subcomisiones y ponencias sin fruto alguno mientras apenas se legisla. En rueda de prensa, subrayó el tiempo “que se gasta” cada vez que “se propone una reunión o se hace una propuesta de subcomisión”. “Basta ya de crear más subcomisiones como las que proponen Podemos y Cs, que lo único que hacen es retrasar esta renovación”, sostuvo, añadiendo a continuación que si se monta el órgano participará en él, “si no hay más remedio”.

Los socialistas no tienen “ningún inconveniente” a acudir a más reuniones —incluso la convocada por los consejos de informativos de RTVE para este jueves [aquí en PDF] con el fin de encontrar una “solución” al bloqueo—, pero entienden que no tiene sentido “marear la perdiz” porque lo que quieren es que el proceso se ponga marcha. “En ese tiempo, sentémonos y encerrémonos en una sala y no nos levantemos“, subrayó Robles. Fuentes cercanas a la portavoz explicaron que no gusta la iniciativa de los emergentes porque solo serviría para alargar los tiempos y constatar de nuevo el desencuentro. “Nos tiraríamos cuatro meses para decidir la Mesa de esa subcomisión y otros seis meses para aprobar el reglamento”, indicaban.

Robles siguió denunciando el comportamiento del PP, al que viene bien “continuar con la manipulación informativa” en la radio y tele públicas, y a la formación de Albert Rivera, por impedir la renovación “con el pretexto del concurso público”. El PSOE, mientras, “no va a cejar en su empeño de poner de manifiesto públicamente lo que está sucediendo: el incumplimiento palmario de la ley por parte de PP y Ciudadanos”.

Los populares, por boca de su portavoz, Rafa Hernando, negó en rueda de que su grupo esté bloqueando la aplicación de la reforma de RTVE. Se dijo “un poco circunspecto” por la polémica porque su partido ha intentado dar “todas las facilidades” para propiciar el relevo en la corporación. Defendió que los letrados habían apuntado una fórmula (mayoría absoluta a secas), pero los demás grupos optaron por soluciones distintas y “ni entre ellos se pusieron de acuerdo” porque “cada uno está con su historia personal y sus compromisos”. “El PP no bloquea nada”, insistió. Hernando, sobre la reunión pedida por los consejos, respondió que no tenía problema en recibir “a esos señores” en su despacho.