Mireia Boya (CUP) llega al Supremo con puño en alto y gritos de “ni un paso atrás”

COMPARTIR

La exdiputada de la CUP, Mireia Boya, ya está en el interior del Tribunal Supremo para declarar como investigada en el marco de los hechos relacionados con el proceso soberanista y la organización del referéndum del 1 de octubre. A su llegada ha sido recibida por más de un centenar de personas a gritos de “no estarás sola”, “libertad”, “independencia” y “ni un paso atrás”, una urna y varias esteladas.

Boya ha llegado en AVE desde Barcelona y se ha dirigido al interior del Supremo caminando acompañada por la diputada de la CUP Natàlia Sànchez y su abogado Carlos López. Ha estado arropada por algunos compañeros de partido -como los diputados del Parlament Maria Sirvent Vidal Aragonés; los exdiputados Gabriela Serra y Albert Botran y la concejal de Barcelona Eulàlia Reguant​- así como diputados y senadores de JxCAT, ERC y PDeCAT, como Joan Tardà, Gabriel Rufián, Ester Capella, Teresa Jordá, Mirella Cortés y Carles Campuzano. Muchos de ellos han viajado en los “buses solidarios” que partieron anoche desde varios puntos de Cataluña.

Antes de entrar en el Alto Tribunal, Boya ha abrazado a varios simpatizantes y ha alzado el puño ante los aplausos de los presentes.

“Esto es un acto de venganza”

Boya ha evitado hacer declaraciones a los medios de comunicación, aunque sí las ha hecho su compañera de partido Natàlia Sànchez, que ha asegurado que “lo que hoy vemos un acto de venganza“. Eso sí, no ha descartado que la exdiputada ‘cupera’ ingrese en prisión. “No queremos hacer ninguna previsión (sobre medidas cautelares) porque puede pasar cualquier cosa”, ha dicho al respecto.

Sànchez cree, además, que el Estado español “es una maquinaria represiva que persigue y pretende atemorizar, pero no nos dan miedo”. Ha añadido que arropar en un día como hoy a Mireia Boya es el “nuestra mejor arma” y todo un gesto de solidaridad. “Seguiremos luchando por la república catalana. La represión a la disidencia no nos atemoriza. Interpretamos el juicio como un juicio político”, ha advertido Sànchez.

Simpatizantes llegados de Barcelona y Lleida arropan a Mireia Boya. (Efe)

Boya no acatará el 155 y defenderá la República

Las palabras de la diputada de la CUP coinciden con la estrategia judicial que seguirá Mireia Boya. Como ella misma confirmó este lunes, no acatará ni la Constitución ni el artículo 155 y defenderá el derecho de autodeterminación así como a la celebración de un referéndum. “Tengo muy claro que si entro en prisión solo saldré cuando tengamos la República“, dijo en una rueda de prensa en la que pidió a todas las fuerzas independentistas y a los que votaron el 1-O que si esto ocurre unan sus fuerzas para “reaccionar políticamente con una estrategia conjunta y coordinada”.

Boya, que no renunciará a su derecho a declarar, defenderá que el atestado de la Guardia Civil sobre el que se basa el auto del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena es “parcial e interesado”, y que se construye un relato de violencia que solo existió por parte de la Guardia Civil y la Policía Nacional el 1-O ante los colegios electorales. Además, es consciente de que se enfrenta a 30 años de cárcel por un presunto delito de rebelión, por lo que ha criticado con dureza el Código Penal.

La decisión de Llarena de incluirla en la causa del 1-O llegó después del informe elaborado por la Guardia Civil en la que señalaba que Boya habría formado parte del Comité Estratégico citado en un documento llamado ‘Enfocats’ para declarar unilateralmente la independencia de Cataluña. Dicho documento ‘Enfocats’, una especie la hoja de ruta para la creación de un nuevo Estado, fue incautado en el domicilio de Josep María Jové, número dos del exvicepresidente Oriol Junqueras. En ese documento aparecían nombres como el del líder de ERC, Carme Forcadell, Jordi Sànchez o Jordi Cuixart.

Maratón de declaraciones ante el TS

Mireia Boya será la primera de las comparecencias que acogerá en los próximos días el Supremo. El próximo lunes 19 de febrero será el turno de la secretaria general de ERC, Marta Rovira, y la coordinadora del PDeCAT, Marta Pascal. Un día después, declarará el expresidente Artur Mas y la expresidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia, Neus Lloveras. La última en comparecer será la exdiputada de la CUP Anna Gabriel.