Miquela: la influencer del futuro no es humana

COMPARTIR

20MINUTOS

Miquela

Se llama Miquela (@lilmiquela), tiene 21 años y es una estrella en Instagram, donde suma más de 600.000 seguidores. En esta red social se la puede ver haciendo gala de una alimentación sana, rodeada de amigos en fiestas en Los Ángeles (donde reside), asistiendo a exposiciones en galerías de arte y luciendo lo último en moda. La vida perfecta de cualquier ‘influencer’ que se precie, si no fuese por algo que le diferencia del resto: ella no es real.

Hace un par de años, Miquela se acercaba a los 100.000 seguidores y algunos se preguntaban que escondía esta chica virtual. Las dudas se disiparon pronto cuando se confirmó que estábamos ante un personaje ficticio que iba a iniciar una carrera artística como si se tratase de un humano. No en vano, en agosto de 2017, Miquela se convirtió en una artista musical con contrato y lanzó su primer single, Not Mine, en Spotify.

Ha pasado el tiempo. Miquela ha evolucionado y ya actúa como toda una ‘influencer’ en las redes sociales. Ha multiplicado su legión de fans, conocidos como ‘miquelites’ y hoy ya se habla de ella como la favorita para muchas marcas y diseñadores de moda para promocionar determinados productos o campañas, según publica The Guardian.

Es la ‘influencer’ del futuro y, en cuanto a moda se refiere, Miquela está cambiando los cánones de belleza hipersexualizados de muchas de sus competidoras de carne y hueso que reinan en Instagram. Ha creado su propia tendencia y ya es ‘contratada’ para grandes eventos, como la que protagonizó recientemente en la semana de la moda de Milán, donde Prada se ayudó de ella para promocionar una serie de GIFs sobre la prestigiosa firma de moda.

La propia Miquela escribía emocionada que había estado en el desfile de Prada y la duda para los asistentes ya no era si había estado realmente allí, sino de qué forma estaba cambiando la industria ante sus ojos. Dos sectores tan potentes como la música y la moda ya han puesto sus ojos en una joven generada por ordenador y el experimento parece que está funcionando a las mil maravillas.